Llegó el Otoño

Otoño castillo

Cuando vemos los ocres tonos en el horizonte y las grises nubes revolotean sobre nuestras cabezas, llegó el otoño, comienza la siembra.

Las viñas secan sus verdes hojas, creando paisajes espectaculares, aún con resquicios de las pobres uvas olvidadas tras una vendimia dura y calurosa.

Son momentos de recogerse, de pensar en lo que hemos cosechado, un nuevo comienzo de la vida en el campo para volver a crear la vida únicamente con nuestras manos.

Las sombras de los difuntos anuncian un cambio, un anochecer temprano, un viento huracanado, las amenazas de lluvias y un invierno acechando.

Sigamos adelante, arando, creando, sembrando, podando, vendiendo, viajando, embotellando, descubando…tantos “andos” y sólo cuatro manos, imposible para algunos, impensable para varios, pero con cariño e ilusión… se convierte en el día a día de una famila de agricultores que trabajan con el corazón.

Ama tu tierra, devuelve el favor. Ella lo agradecerá.

 

1 comentario
  1. Juan Carlos Valerio
    Juan Carlos Valerio Dice:

    … Leyendo este comentario del otoño me siento aún más dentro del corazón laborioso y noble de esta familia de agricultores, que habiendo tenido la oportunidad de conocerles tan sólo por unos pocos días, me han dejado una profunda sensación de sencillez personal y profundo esfuerzo creador en el sabor , color y cuerpo de sus vinos, producto sacado de sus viñas las cuales han crecido del cariño y el arduo trabajo de sus manos …

    Responder

Trackbacks y pingbacks

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *